LA CAÍDA

Inmensa. La mole mantecosa contemplaba su feudo desde su áureo púlpito. La muchedumbre empequeñecida trajinaba a destajo mientras aquella, la cebona, yacía envuelta en un plácido letargo. Rezumaba presunción por haber engendrado en solitario tan floreciente estado. La corrupción que antes asolaba las calles se había sumergido bajo un manto de tocino con el que ofrendaba a los soberanos vecinos y sobornaba a los inclementes gacetilleros.
La visión de la turba enmohecida distaba mucho de la de su monarca, exprimidos y trampeados, conspiraban velados por los turbios callejones. El sopor gordezuelo propició la muda revuelta. Arremolinados en torno al minarete cuya cúspide albergaba a la excelsa señora, iniciaron un sereno vaivén que se tornó frenético. Un pringoso estruendo, y la urbe famélica se abalanzó sobre la figura saboreando cada pedazo de su extinta regencia. Nada quedó sobre el suelo quebrado, nada excepto una silueta grabada en el cálido asfalto, aquella que subsistirá en la mente de la renacida patria.

PLANETA FRIKI



Friki: Dícese de la persona cuyos particulares gustos y aficiones le alejan de la norma. El origen de esta palabra está en el clásico de 1932, La parada de los monstruos (Freaks) del mítico director Tod Browning, muy interesante y transgresora para la época, con un final sorprendente. La descubrí al intentar bajar de la mula La disparatada parada de los mostruos.
True freak: Rolero, “Vampiro”, fanático de Stars Wars, El señor de los anillos y el Anime. Este espécimen se encuentra por encima del bien y del mal, orgulloso de su condición de “raro” reivindica su diferencia perteneciendo a un grupo con idénticas características, desde donde miran al resto de la sociedad con asco, indiferencia y petulante superioridad. A esta privativa comunidad le atraen las mujeres feas, ya que las hermosas son pijas timoratas cuyos hábitos sexuales quedan muy limitados.
Friki rancio: Moran en la Tierra Media y se comunican entre ellos en la lengua vernácula. Gestos, palabras, comportamientos y vestuario se guían por acotados patrones escritos en libros infumables. Su contacto con el sexo opuesto es prácticamente inexistente o limitado al espacio virtual.
Mujer friki: Las mujeres no son frikis. Cuando una mujer fea ha agotado sus posibilidades en el reino de los humanos decide mudarse al Planeta friki donde se convertirá en una fiel seguidora de esta atípica congregación cuyas peculiaridades y rasgos pseudointelectualoides idolatrará.

EL SABOR DEL AIRE


No es lo que tu vista alcance a ver, o aquello que tus oídos adviertan a escuchar. Es todo eso, y mucho más. Arenas de Cabrales te envuelve en un cálido abrazo de bienvenida de mil tonos de verde. El tiempo se detiene, sobre tu cabeza el cielo te observa, imponente, y bajo tus pasos, un sendero de vetustas piedras marcan el inicio de una ruta junto al río Casaño. El camino se tuerce y gira sobre su propia marcha, para empequeñecer tu semblante frente al vasto océano que ruge y rompe en el acantilado y la playa de Torimbia. Allí, el océano, el Cantábrico Asturiano, en una sonata litúrgica y amarga, y también sensual, te atrae hacia su vientre de sal y espuma.
Al caer la noche, el negro más intenso falla en su intento de devorar el paisaje frente los verdosos destellos de las apacibles farolas. Tras la nutrida cena de crujiente marisco y bañada de turbia sidra, la hospitalidad se convierte en frenesí, y la villa te invita a pasar una agradable velada en La Palma. Un jardín en todas direcciones, una peculiar clientela, y una cuidada decoración étnica son los ingredientes de los sabrosos “caipiroskas” que Nano sirve con maestría, y que sublime y suavemente te llevan a un entorno onírico en el que compartir reflexiones acerca de la existencia.

CENSURADO

ADVERTENCIA: El vídeo que aparece a continuación contiene escenas que pueden herir la sensibilidad de los espectadores.



Imagina que llevas a tu hijo a ver una exhibición de aviones, algo que le encanta, y de repente uno de ellos la pifia y cae irremediablemente llevándose a gran parte de los asistentes por delante. Tu hijo es partido en dos por el aparato accidentado y tú eres testigo de su desgracia, pero no el único, alguien que grababa el espectáculo decide que sea publicado y cualquiera pueda verlo.

Para acceder al vídeo que adjunto sólo necesitas registrarte y aceptar acceder a unas sencillas condiciones (dos líneas en las que te indican que está "flagged" por youtube), después te ofrecen el "embed" con el que poder colgar la catástrofe en tu página.

Nota: Este vídeo ha sido mostrado en este blog como denuncia, con la intención de demostrar la falta de regulación que existe en la red.

LA DIETA DEFINITIVA


La nueva y más efectiva dieta milagrosa viene de la mano del Doctor Carlos Belloso.
Previa cita, el eminente facultativo te recomendará unos manuales que deberás leer atentamente si quieres conseguir deshacerte de esos molestos kilos. El material consta de tan sólo de 70 libros y 800 fotocopias.
En la segunda consulta, el doctor te impondrá un régimen a seguir de forma rigurosa: durante seis meses deberás proceder a la recogida de todas las fotografías publicadas en la prensa en las que aparezcan personas con dos ojos, dos orejas, una nariz y una boca. De cada foto habrás de analizar un total de 25 aspectos diferentes.
Tras seis meses la pérdida de peso está asegurada, ya no recordarás lo que es sentarte a comer en la mesa.

Posibles efectos secundarios: Entumecimiento en los dedos, cefalea leve, aislamiento, sensación de irrealidad, mareos y trastornos del sueño.

Para los que queréis acometer un proyecto serio de pérdida de peso acaba de crearse el primer reality online para adelgazar. El cásting ya está abierto y podéis consultar las bases en: adelgazame.tk

ODA A NIEVES


Érase una mujer a una maquetación pegada. Comía y dormía junto a ella. Camino a casa, al volver de clase, enmarcaba la ciudad en guías imaginarias a las que adjuntaba texto ficticio. Fusionaba, clonaba, retocaba, calaba, duplicaba,…todos los elementos que conformaban su existencia. Un día comenzó a maquetarse a si misma. Su nariz no cuadraba con el resto del diseño y la suprimió. El color de sus labios no hacía juego con los demás tonos y también los eliminó. Se fue borrando cada parte de su cuerpo hasta quedar tan sólo su dedo índice fuertemente adherido al botón izquierdo del ratón del ordenador. Entonces hizo un último movimiento, abajo a la izquierda , APAGAR EL EQUIPO. Y al fin aquella mujer a una maquetación pegada descansó.

QUE SE MUERAN LOS FEOS


Por qué los feos tenderán a adjudicarme cualidades que al margen de poseerlas o no, ellos serían incapaces de percibir con un simple vistazo, y al sentirse rechazados lo achaquen a mi estúpida superficialidad. La misma que muestran ellos al idolatrarme sin conocerme.
El físico importa, mi mundo es visual y el tuyo también. No te engañes, soy consciente de la cruda objetividad de tu apariencia, pero mis decisiones se basan en criterios subjetivos en los que lo que veo es reflejo de lo que siento.

EL TERRIBLE JUEGO DE LA SEDUCCIÓN


“No soy como los demás”. Que necio empeño en renunciar a su naturaleza. Adoro a los hombres, peludos y grandes, que me hagan sentir pequeña en sus brazos. Con barba de tres días, tejanos desgastados y la camiseta del revés. Somos diferentes y eso está bien. No me gustan los blandos que te invitan a tomar una copa “cuando tú quieras”. Tan poca vida social tienes que pones a mi disposición todo tu tiempo. Pues si lo tengo no lo quiero. Quiero desearte, no saberte mío. Directo y decidido pero no un perdedor. No me enseñes tus cartas, si me dejas ganar, el juego se acabó.

¿IGUALDAD, U OXÍMORON DE CINISMO?


Primero fueron las “Naciones Unidas”. Después, la “guerra preventiva”. Finalmente, apareció la “discriminación positiva”. Conceptos ambiguos, camuflados bajo el intenso aroma del oxímoron, con los que no los Poderes, sino los poderosos del Estado, buscan hacernos creer en el dogma de la igualdad. Seamos realistas: la igualdad es una utopía. De hecho, creo poder asegurar que ni uno sólo entre todos los individuos del planeta desearía ser igual a otro si no fuera por causa y motivo del fortísimo condicionamiento social que existe, que nos hace creer que el ideal reside en una sociedad en la que todos seamos iguales. A decir verdad, no quiero la igualdad. No la persigo, porque no me gusta. Creo en dar más a quién más lo merece, en avanzar al ritmo del mejor, y no del peor. No comparto el concepto de una civilización en la que el Estado malgasta su patrimonio en ayudar a individuos cuya sola existencia supone un epíteto del progreso.